Boutique Legal

Hoy, el término boutique legal ha conseguido trasladar al usuario del servicio jurídico el auténtico contenido de todo su significado. Es decir, trato muy personalizado, alta especialización y gran fidelidad al cliente.

Es cierto que, de forma excepcional, las grandes firmas multidisciplinares podrán dar un servicio más que óptimo para aquellas operaciones corporativas de trascendencia multinacional, pero es igualmente cierto que, en las más de las ocasiones las asesorías jurídicas que precisan del outsourcing jurídico lo realizan motivadas por la búsqueda de una especialización que la asesoría jurídica interna no puede atender.